Latinos tienden a ser diagnosticados tarde de la artritis, lo que los lleva a la discapacidad


Es una enfermedad crónica que afecta a millones en la comunidad latina, incluyendo a niños.

En 2012, Wigna Cruz empezó a sufrir de inflamación y dolor en la muñeca izquierda y le diagnosticaron tendinitis. No fue sino hasta 2017 que le confirmaron que sufría artritis reumatoide cuando los huesos de sus muñecas comenzaban a presentar erosión.

Yo tenía 34 años, siempre había sido muy activa y saludable. Estudiaba derecho. Cuando me dicen que era artritis reumatoide, la mente se me bloqueó, y me surgieron muchas dudas en relación a si podría volver a trabajar”.

Cuenta que los síntomas de la artritis se presentaron gradualmente. Después vino el dolor en la rodilla y ambas muñecas empezaron a molestarla. 

“Dios mío – dije- esto no va a acabar nunca. El dolor era insoportable”.

Mayo es el mes de concientización sobre la artritis, una enfermedad que afecta a millones de latinos de todas las edades, incluso a niños en Estados Unidos.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que los hispanos tienen más del doble de probabilidades de quedar discapacitados a causa de la artritis y sufrir daños en las articulaciones.

Según la CDC, actualmente hay 4.4 millones de hispanos en Estados Unidos que han sido diagnosticados por un médico con artritis. Sin embargo, debido a las barreras del idioma y falta de información de salud en español, los hispanos pueden durar años antes de obtener un diagnóstico a tiempo.  

Anticipan que para el 2040, 78 millones (26%) de adultos en el país, mayores de 18 años tendrán artritis diagnosticada por un médico.

El doctor Daniel Hernandez, director de asuntos médicos y enlace para la comunidad hispana de Global Healthy Living Foundation, dice que la mayoría no entendemos que es la artritis, una enfermedad crónica que causa inflamación y desgastes en las articulaciones. 

No tiene cura, pero hay tratamientos. En cuanto se diagnostica, puede mejorar la calidad de la vida”. 

El problema, señala el doctor Hernández, es que la mayoría de los hispanos, se tardan mucho tiempo en ser diagnosticados y tratados, a partir de empezaron a presentar síntomas. 

“A causa de esto, la calidad de vida disminuye en nuestra comunidad por el dolor y las deformidades que conlleva”.

Explica que los síntomas como dolor muscular, fatiga, pérdida de peso, hormigueo en las manos y entumecimiento, aparecen de manera paulatina, y pueden pasar semanas o meses para que se vuelvan molestos.

“Son molestias que no se quitan con nada, y que tampoco se presentan como consecuencia de hacer ejercicio o realizar una actividad pesada”.

Lo más recomendable es ir al médico o al reumatólogo; y darle un sentido de urgencia.

“Si no tienes antecedentes familiares, no quiere decir que no te va a pasar a ti. Suele presentarse entre los 30 y 50 años; y a veces, más temprano”.

Observa que la artritis no es una enfermedad que te provoque muerte súbita, pero sí empeora la calidad de vida y causa otros problemas que pueden conducir a la muerte.

“El ejercicio, comer bien y evitar estrés nos va a ayudar en cualquier cosa, pero mi mejor consejo es que no ignoren un malestar como el dolor y la inflamación sino que vayan con un doctor”.

Otros tipos de artritis, añade, son la gota y el lupus.

Después de varias experiencias con médicos, a Wigna finalmente le dijeron en 2017 que sufría artritis reumatoide.

“Cuando empecé un tratamiento con medicamentos biológicos, mi condición dio un giro, y puedo decir que ahora llevo una vida normal. Hago caminatas, corro. Puedo mover mis muñecas, pero no tanto; y hay momentos en los que sufro recaídas”.

Wigna dice que durante los 10 años que lleva con artritis reumatoide, ha aprendido que el tiempo es un factor sumamente importante.

“Mientras más pasa sin diagnosticar y recibir tratamiento, más daño puede haber en las articulaciones”.

Es importante – dice – que una vez diagnosticado, hagan equipo con su médico y sigan el tratamiento al pie de la letra.

“Lo mejor que pueden hacer es educarse e informarse. A veces, tenemos recaídas, pero lo importante es mantener la artritis bajo control”.

Menciona que un error muy común que se comete, es hacer caso a los comentarios erróneos que abundan en las redes sociales.

“Recurran a una fuente fidedigna como Global Healthy Living Foundation, una alternativa de educación con información en español donde te educan y mantienen al día”.

Según Pew Hispanic Research, el 71% de los hispanos obtienen información de salud a través de sus redes sociales.

Pero la información de salud disponible para la comunidad hispana en línea, se inclina en gran medida hacia información errónea peligrosa, lo que ha llevado a bajos niveles de diagnóstico y una creciente brecha de conocimiento, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE UU.

FOTO: EFE

Check Also

Cuáles son los inmigrantes indocumentados que son prioridad de deportación tras ajuste de tribunal

El Tribunal del Sexto Circuito de Apelaciones anuló un fallo de un Tribunal de Distrito …

Deja una respuesta